El delirante ‘Karl V.’ de Padrissa se estrena mundialmente en Alemania

Publicado el 06/02/2019

Una obra de arte global donde personajes, texto y música forman una única pieza. Así es como Carlus Padrissa concibe Karl V. de Ernst Krenek que se estrenará el próximo 10 de febrero en el Bayerische Staatsoper de Munich. La Fura dels Baus reproducirá en Alemania un delirante mundo enloquecido que podría ser hace 500 años, hoy, o incluso en un futuro cercano. Lo hará en 5 ocasiones hasta el 23 de febrero y se pueden adquirir localidades a través de este enlace.

Un entorno caleodoscópico, donde todo se multiplica, donde las cosas se vuelven enormes como en un espejo convexo, o diminuto como en uno cóncavo. De macro a micro en un ambiente claro-oscuro en el escenario: luces de fuego, de velas y de linternas. La luz de los siglos XV y XVI reproducida en espejos dentro de un mundo caleodoscópico.

Karl V fue el último emperador que sostuvo la idea de un imperio cristiano en el que el Sol nunca se ponía. Sin embargo su caída fue inevitable, por varias razones. Para la segunda producción de Karl V. en el Bayerische Staatsoper de Munich, Carlus Padrissa indaga en sistemas de poder político altamente tópicos y analiza el tratamiento en la pieza teatral. Y es que en el núcleo del libreto, muy apreciado intelectualmente y lingüísticamente, escrito por el propio compositor, Karl V. reflexiona sobre su vida y confiesa a un joven monje que está bajo La última cena de Tiziano.

La pieza teatral de Ernst Krenek, Karl V., que consiste completamente en una serie de doce tonos, debería haberse estrenado en la Ópera Estatal de Viena. Sin embargo, la situación política en la Viena de 1933 y el hecho de que Krenek fuera despreciado por los nazis debido a esta jazz ópera Jonny spielt auf, impiedieron el estreno. Tuvo lugar cinco años más tarde en Praga, sin embargo: Krenek ya había emigrado a los Estados Unidos.